jueves, 10 de junio de 2010

Rumbo a Shangai

Aunque en la mar nada es 100% seguro -ya lo hemos visto en varias ocasiones- os informamos que en poco más de dos horas, la tripulación del Galeón Andalucía pone rumbo a Shangai.
Última navegada antes de cumplir nuestro objetivo; participar en la Exposición Universal de Shangai (China), que la tripulación tratará de disfrutar al máximo. Aunque echaremos de menos a uno de nuestros compañeros que se baja en Singapur (Agusto), y por supuesto a inolvidable Dani, será el mejor momento para poner a prueba aquello que llevamos entrenando durante las últimas 8000 millas: maniobras de velas y lo mejor de la convivencia.
Se estima que nos llevará unos 15 días alcanzar el próximo destino y durante ese tiempo trataremos de recoger las últimas notas que puedan aportar nuevas ideas a nuestro estudio de antropología. Comenzamos con las entrevistas individuales, y estamos pensado en plantear un grupo de discusión a modo de práctica. Todo ello dependerá de las condiciones en las que se desarrollen las guardias en estos días. Recuperar el sistemas de guardias que se planteo en las primeras semanas de navegación, estabilizará las relaciones entre los sujetos del barco, y de esta forma, permitirá una mayor posibilidad de estar presente en todo momento; en los hechos que detacan notablemente, y en aquellos que se consideran cotidianos y que son los que más nos interesan a la hora de interpretar.
Sentimos mucho la falta de fotos en la últimas entradas realizadas, pero no es nada fácil sacar tiempo para compartir esta experiencia, ya que internet se está convirtiendo en algo difícil de conseguir y muy interesante de analizar.
A todos, gracias por enrolaros en esta útlima travesía con nosotros, y esperamos que los vientos nos sean favorables.
Un saludo.

7 comentarios:

carlos dijo...

¿Me puedes hacer un favor? Pregúntale a tu capitán o a alguno de tus compañeros estudiantes de ciencias náuticas que,cuál ha sido la nota de corte de este año y qué barchillerato es mas conveniente para estudiar ciencias náuticas. Desde chico veía con mi abuelo en la playa de Sanlúcar los barcos mercantes subiendo por el río. Digamos que siempre ha sido mi sueño y por eso os tendo sana envidia¡Muchas gracias y suerte con tus investigaciones!

juan jose dijo...

jose, muchas gracias por todas las postales que me habeis mandadado ,de todos los puertos y paices ,me acuerdo un monton de todos hustedes de los buenos y no tan buenos momento que emos pasado en la construcion del galeon,el calor,la lluvia,el viento,el frio, ,pero todo esta teniendo su recompensa,sois todos verdaderos marinos,Jose te pido de corazon que les de mi mas sinceros recuerdos para toda la tripulacion y que hos echo mucho de menos a todos.arbrazos del maestro.

Mario dijo...

quillo:
desde España Con cariño, ten cuidado, acuerdate de los que navegamos por el guadalquivir, en K1, k2, k4 etc, y brindanos... esto perdona, que lo pases bien.
un gran abrazo Mario

Anónimo dijo...

Pero que poquito queda para que los chinos avisten ese "espectáculo" entrando por el río Huangpu.
Un beso enorme, que ganas de verte!!!
Bea

francisco dijo...

Mil felicitaciones por vuestra arribada al puerto de destino de parte del médico de sanidad marítima de Sevilla.

Que tengáis también buenos vientos y ausencia de piratas para el retorno . . .

Un abrazo,

Francisco

Laia dijo...

Hola Jose,
He estado leyendo el blog, gracias por tus relatos de sensaciones.

El Galeón Andalucía ha llegado a Shanghai, pero la censura china no deja a los blogueros seguir compartiendo sus experiencias. A ver si en breve los que llevamos tiempo aquí conseguimos pasarles herramientas para que puedan burlar la censura y seguir explicando cómo han vivido llegar a su meta y dejar huella en la Expo.

Un abrazo
Laia

Jose dijo...

¡Qué alegría haberme topado con este fantástico blog, por el que os felicito es este mismo instante! Admiro desde que supe de su existencia la labor de la Fundación Nao Victoria. Ni que decir tiene que he seguido, asimismo, la trayectoria del Galeón Andalucía, incluso desde que estaba en pañales en el astillero de Punta Umbría.

La travesía me ha encantado, de modo que, con vuestro permiso, me enrolo en esta fascinante aventura.

Un cordial saludo